Como medida de prevención para evitar el contagio masivo del COVID – 19 quedan suspendidas las actividades religiosas ordinarias y de semana santa, así lo informó el Arzobispo de Morelia Carlos Garfias Merlos.

En el comunicado emitido por el Arzobispo se habla de que tomando en cuenta que México se encuentra en fase 2 de la contingencia del coronavirus, se dispone que los feligreses quedan dispensados de la misa dominical y de toda participación de culto público, a los sacerdotes se les pide que continúen con el culto de manera privada, celebren las misas y adoración eucarística sin presencia de los fieles.

De igual forma se indica que las puertas de los templos permanezcan abiertas para que se pueda acudir a orar, dando preferencia a la exposición del Santísimo Sacramento, y que los fieles puedan adorar al señor, buscando consuelo y fortaleza en estas circunstancias. Animar a las comunidades a seguir las celebraciones por plataformas digitales y medios de comunicación públicos y privados, de modo que los católicos puedan unirse espiritualmente a los misterios de la fe.

Los encuentros, reuniones o actividades de pastoral quedan suspendidos conforme a las indicaciones de las autoridades sanitarias.

En cuanto a las celebraciones de Semana Santa y el triduo sacro se solicita que estas sean de manera privada y transmitidas por medios digitales. En la misa Crismal estarán presentes únicamente los vicarios foráneos. Los párrocos podrán pasar después por los Santos Óleos. Los actos de religiosidad popular como la Representación de la Pasión de Cristo, Viacrucis Viviente, Procesión del Silencio, entre otros, quedan suspendidos, conforme al principio de que todas las celebraciones presenciales se celebren en privado y se transmitan por radios, televisión o internet